Cómo hacer las mejores croquetas con cachitos de jamón

Las maravillosas croquetas son un rico aperitivo para abrir boca con una bebida antes de comer. Es la solución inteligente y deliciosa para aprovechar los taquitos de jamón de aquellas partes en las que resulta más complicado sacar loncha en el corte tradicional, y del que se puede aprovechar increíblemente siguiendo estos sencillos consejos.

Si bien se trata de unas bolitas tan crujientes como laboriosas, es posible que a partir de hoy te atrevas a elaborarlas en casa con los mejores ingredientes. Es un truco que te proporcionará un suculento plato que puedes tomar en el mismo día, o puedes preparar varios kilos y tenerlas congeladas como un recurso para cocinarlas en cualquier ocasión especial.

1. Preparamos la masa de bechamel:

En un cazo a fuego suave, pondremos un poco de mantequilla y la calentaremos hasta derretirla, añadiremos entonces la harina y lo revolveremos en templado todo rápidamente para que quede una pasta homogénea y sin grumos. Una vez mezclados los ingredientes, volvemos a poner el cazo con fuego lento y añadimos leche templada a la mezcla. Añadimos nuez moscada y nuestros taquitos de jamón muy pequeños para que se distribuya bien su sabor.

Remover a fuego lento hasta que quede una masa consistente de bechamel y ponemos a enfriar envuelta en papel transparente o similar, de esta forma no se creará costra.

2. Damos forma y rebozamos

¡Ojo! Mucha paciencia y mimo con la masa. Darles forma a las croquetas puede resultar complicado. Para facilitar el proceso bien se pueden usar dos cucharillas para darles forma ovalada o usar pinzas heladeras. Nosotros solemos hacerlas como manda la tradición, con la mano, pero si que es recomendable el uso de guantes, que además de una mayor higiene te proporcionarán una sensación más ágil en las manos.

Una vez tengamos la forma, seguidamente pasaremos a rebozarlas. Para ello, debemos tener listos tres platos: un plato llano con harina, uno hondo con los huevos batido y un tercero con pan rallado.

3. ¡A freír!

Cuando tengamos nuestras bolitas listas y rebozadas en pan, prepararemos en un cazo u hoya aceite y lo pondremos a calentar. Cuando esté bien caliente, antes de que comience a salir humo, freiremos las croquetas rápidamente y cuidando que no pierdan su forma. Las retiramos del fuego y retiramos el aceite antes de servir.

Lista de ingredientes básicos:

  • Jamón a cachitos: Prepararemos taquitos o pequeños dedos de Jamón Curado, Serrano o Ibérico.
  • Huevos de gallina criadas en suelo: nos darán un estupendo rebozado que quedará crujiente.
  • Harina de trigo.
  • Pan rallado: puedes utilizar el que más te guste.
  • Bechamel: la haremos con un litro de leche para 80 gr de harina y 100 gr de mantequilla.
  • Nuez moscada: pondremos una pizquita en la bechamel para aportar sabor y aroma especiado.

¿Lo tienes todo? ¡Qué aproveche!

Leer más: cómo hacer unas buenas migas con tropezón

Un estudio redescubre los beneficios del jamón serrano para la la tensión

pan-tomate-jamon-iberico-Jamon-serrano-don-bernardino

La investigación en proceso está encontrando beneficios en los péptidos sobre la presión arterial que resultan paradójicos e innovadores en la comunidad científica.

Vale, bien, pero ¿qué son los péptidos?

Los péptidos (del griego πεπτός, peptós, digerido) son un tipo de moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos mediante enlaces peptídicos. Durante el proceso de desecación del jamón, las enzimas con capacidad proteolítica rompen las proteínas, obteniéndose péptidos (unión de dos aminoácidos, dipeptidos, o tres, tripeptidos) y aminoácidos libres.

peptidos-jamon
Oligopéptido (tetrapéptido)

Estos fragmentos suelen originarse a partir de una proteína, una cadena de aminoácidos mucho mayor, a través de una reacción bioquímica en la que se produce la fragmentación o hidrólisis de la proteína en fragmentos más pequeños (péptidos) mediante la acción de una enzima. Además de sus beneficios nutricionales, pueden aportar otras actividades biológicas favorables para nuestra salud, como la antioxidante. En el caso del jamón, esta proteólisis se produce de forma natural durante el proceso de curación.

A pesar de lo que tradicionalmente estaba generalmente contraindicado hasta ahora en los pacientes hipertensos a causa de su alta concentración en sodio, ahora los estudios previos mostraron que, a pesar de ello, el efecto depresor de los péptidos es superior, resultando incluso beneficioso.

Estos mismos productos pueden ayudar a bajar la tensión arterial y mejorar la disfunción endotelial. La producción de los péptidos estudiados también depende, al parecer, de la concentración de sal que se utilice en su curación. De manera que a una menor concentración de sal, se encuentra una mayor concentración de péptidos en el producto.

Con un grupo de voluntarios sanos, el grupo de investigación de la UCAM utiliza una metodología puntera para monitorizar la presión arterial y evaluar los resultados. Además estudia el comportamiento bioquímico del organismo sometido al consumo de jamón. Este estudio abre una línea de investigación en este campo y puede ayudar a mejorar el control de la hipertensión arterial con medidas cardiosaludables.

El grupo de investigación en Riesgo Cardiovascular de la UCAM, que dirige el Dr. José Abellán, y en el que participan los Profesores María Pilar Zafrilla, Luis Tejada y José María Cayuela entre otros, estudian la influencia que ejercen determinados péptidos sobre la presión arterial, dentro del proyecto europeo BACCHUS, co financiado por la Unión Europea. Los péptidos resultan de la proteólisis que se genera durante el proceso de degradación de las proteínas cuando las carnes sufren el proceso de curación. En carnes curadas, varios estudios experimentales previos desarrollados en animales pequeños demostraron el efecto depresor de estos péptidos sobre la tensión arterial. Ahora, los doctores de la Universidad Católica estudian sus efectos en individuos.

Leer más en la fuente original:   Vicerrectorado de Investigación UCAM: Estudiamos la influencia del consumo de jamón serrano en la presión arterial.